Reloj

martes, 31 de enero de 2012

EL, PORQUE VIVE EN SEVILLA

Hace unos años, en días de Semana Santa, corria por las calles de Sevilla, un rumor que a nadie dejaba indiferente. Se decia que en aquella madruga cierto cantaor, no iba a cantar, que su salud no era buena, que se estaba reservando, que a lo mejor solo le cantaba a la Esperanza o a la Macarena. Aquello se estaba convirtiendo en una pesadilla para todos los hermanos cofrades. Y llegó la madruga, todo el mundo estaba pendiente de lo que iba a pasar. Cuando se divisó el paso del Cristo por el principio de la calle, la multitud casi ni repiraba; al llegar a la altura del balcon donde todo el mundo sabia que estaba el cantaor, el capataz mando parar la comitiva y levantando la frente hacia la reja del balcon le dijo: ¡Primo a este pobrecito que viene aqui, tan pobrecito que no tiene ni pa tabaco, a este no le vas a cantar tu na?!. En el atronador silencio de la noche, se empezó a oir una saeta por seguiriya, como jamás se le habia escuchao en ninguna otra ocasión cantar a Pepe Pinto . Dicen los sevillanos que fue entonces cuando el Gran Poder decidio quedarse a vivir en Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada